Videojuegos retro frente a los actuales
agosto 19, 2020 Por d136 0

Videojuegos retro frente a los actuales

Lo cierto es que desde hace alguna década comenzó un debate sobre si los videojuegos actuales son mucho más fáciles que los videojuegos retro. Lo cierto es que esta discusión no tiene mucho sentido, ya que todo se resume a que todo va cambiando y que a la tecnología nos permite tener un sinfín de opciones más que antes no teníamos, como la posibilidad de guardar una partida.

De esta forma, podemos decir que en los videojuegos retro nuestro principal enemigo era la posibilidad de no poder guardar las partidas, pero también había juegos que estaban especialmente hechos para ser un verdadero dolor de cabeza, con niveles de dificultad impensables como Battletoads.

Por otro lado, debemos de decir que el perfil de los jugadores ha cambiado mucho en estos últimos años; mientras que antes los videojuegos eran algo más de nicho, hoy en día es una forma de entretenimeinto que disfruta aproximadamente el 50% de la población.

Lo anterior ha hecho que hoy en día podamos encontrar videojuegos de todos los tipos: desde juegos bastante complicados como CupHead hasta juegos casi cinemáticos como Death Strandig. De esta forma hay videojuegos que están dirigidos a todo tipo de públicos.

Sin embargo, queremos hacer un análisis más profundo sobre las diferencias más destacadas que encontramos entre los videojuegos retro y los videojuegos actuales.

Un paseo por las dificultades del pasado

Los que crecimos a finales de los 80s y 90s sabemos muy bien lo que es tener que repetir un videojuego una y otra vez para poder aprender los lugres exactos de nuestros enemigos y saber cuál es el punto exacto en el que tenemos que brincar o disparar para no morir.

Los videojuegos de aquella época tenían algo que hoy en día sería algo casi impensable para la mayoría de los jugadores: perder todo tu progreso luego de 3 continues. De esta forma el morir dentro del juego y perder una vida era algo realmente importante, haciendo que intentaremos calcular todos nuestros movimientos hasta el último milímetro.

Ver la pantalla de Game Over era un verdadero dolor de cabella y en la mayoría de los casos significaba “mañana intento de nuevo”, ya que regresar al nivel 1 era un verdadero dolor de cabella. De hecho, antes Game Over realmente significaba Juego Terminado, ya que se perdía cualquier progreso que hubiéramos hecho.

Videojuegos retro frente a los actuales

Esto sin duda alguna deja algo muy claro: antes los videojuegos eran más difíciles y requerían de mucha más practica para acabarlos.

Los niveles los repetíamos tantas veces que incluso después de 20-25 años te sigues acordonando de ellos cuando sacas tu vieja consola o cuando usas un emulador.

¿Por qué eran más difíciles?

También debemos de decir que los juegos eran más difíciles por las limitaciones tecnológicas. Mientras que algunos videojuegos estaban enfocados a competir por el score más alto, algunos tenían una historia y teníamos que ir superando varios niveles.

¿Cómo puedes aumentar el tiempo de vida útil del juego? Hacer que sea extremadamente complicado y que el jugador tenga que practicar durante muchas horas a lo largo de muchos intentos.

Es por eso que juegos como Battletoads, Ghost and Goblins, Alex Kidd, MegaMan, MetalSlud, Contra, etc., han conseguido pasar a la historia como grandes juegos que representan un gran reto.

La mayoría de estos juegos requerían de reflejos felinos y de memorizar los mapas para poder esquivar cualquier enemigo que pudiera atacarnos o aparecer en la pantalla. Esto hacia que en muchas ocasiones la dificultad llegará a ser injusta con los jugadores.

Así que recurrir a la dificultad era la forma de hacer que un juego relativamente corto durara muchos días antes de que pudiera ser finalizado.

El paso hacia los vidoejuegos modernos

Antes de hablar de un generador de pavos para juegos populares como Fornite tenemos que ir viendo como fueron evolucionando los juegos.

En la generación del SNES algunos juegos como Super Metroid ya nos permitían guardar progreso, aunque seguían teniendo un nivel de dificultad realmente alto que hacía que el jugador tuviera que esforzarse bastante para poder superar el juego.

Pero ahora ya aparecían más elementos que hacían que terminar el juego fuera algo más factible sin tener que sentarse a jugar bastantes horas en una sola tarde.

Los puntos de salvado y la regeneración de salud sin duda alguna fueron puntos muy importantes para hacer que la dificultad de los videojuegos fuera más llevadera. Asimismo, en lugar de enfocarse en la dificultad los desarrolladores se enfocaron en agregar mejores y más visuales narrativas.

Así, los videojuegos cada vez fueron pareciéndose más a una película o a una serie, permitiéndonos llevar a nuestros personajes por una historia que nos atrapaba y nos incitaba a ver cómo finalizaba.

Ahora el jugador comienza a avanzar por los videojuegos disfrutando de una historia y no sólo de un reto de reflejos. Esto no es malo, es solo un cambio que se dio gracias a las libertades tecnológicas que se fueron adoptando.

Videojuegos retro frente a los actuales. 3

¿Esto quiere decir que todos los videojuegos modernos son fáciles?

Para nada. Hay videojuegos modernos que representan un gran dolor para cualquier persona, ya sea un jugador de la vieja escuela o un nuevo jugador.

Videojeugos como Dark Souls, Cuphead, Nioh, Celeste, Hollow Knight, Bloodborne HotLine Miamim, Volgarr, entre otros, han demostrado que en la actualidad se siguen haciendo videojuegos que quieren de grandes habilidades y una gran paciencia para poder superarlos.

Sin embargo, como he mencionado anteriormente, hoy en día hay muchos videojuegos y el mercado es mucho más grande, por lo que también podemos encontrar juegos más sencillos o narrativos que se ajustan a las personas que buscan algo para distraerse y desestresarse.

También debemos de tener en cuenta que tener la posibilidad de elegir la dificultad que queremos nos permite ajustar el juego al tipo de dificultad que queremos. Algunos juegos incluso cuentan con dificultad “narrativa”, que es casi un paseo por la historia del juego, mientras que podemos elegir “difícil” o “infernal” cuando queremos un verdadero reto que nos haga mantenernos en la orilla de la silla.

Así que no podemos generalizar que ahora los juegos son más baratos, sino que podemos decir que ahora las cosas son diferentes y podemos encontrar opciones que representen el tipo de reto o experiencia que estamos buscando.

Esperamos que ahora haya quedado claro porque los videojuegos retro eran más complicados que los juegos actuales.